3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de Crecimiento 10-2021

foto ap vilma
Vilma Rodríguez
March 2, 2021

Estudio de Crecimiento 10-2021

¡Bienvenido a nuestro Altar Familiar! Propósito del estudio de la semana 10:

1. Salvar almas.
2. Orar por los que estén en ésta casa.
3. Adorar a Dios (canciones en YouTube).
4. Orar por los vecinos.
5. Compartir el estudio.
6. Enviar mi ofrenda a Dios por mi familia (reporte ).
7. Orar por mi familia.


 

EL FRUTO DEL ESPIRITU SANTO 

 

 

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” Gálatas 5:22-23

El fruto del Espíritu es uno con nueve sabores, o virtudes; el cual nos muestra el carácter de Cristo. Cuando nosotros, los discípulos de Cristo, desarrollamos éste fruto podemos vivir bien con nosotros mismos, nuestro prójimo y Dios. Hoy estudiamos: Fe, mansedumbre y templanza.

Fe. La fe es la que nos aprueba delante de Dios (Heb. 11:6). Como creyentes que somos tenemos fe que cree en Dios; fe que recibe y hace milagros; fe que es activa (Heb. 11); fe que nos dignifica (Heb. 11:38); fe que nos ayuda a vivir las incalculables bendiciones de Cristo y una vida próspera.

Mansedumbre. Es la virtud que nos ayuda a controlar la ira y sus efectos desordenados; la mansedumbre nos ayuda a desarrollar el dominio propio y a fortalecer nuestras convicciones personales, morales y espirituales. La mansedumbre es la que nos ayuda a no tener resentimiento por lo que nos hayan hecho, pero también nos ayuda a entender los planes de Dios para nuestra vida, y aceptarlos.

Templanza. Es la virtud que nos ayuda a ser disciplinados, y tener control sobre los apetitos y placeres de los sentidos (vista, olfato, gusto, oído y tacto). No es fácil dejar los malos hábitos que adquirimos en nuestra vida, la templanza nos ayuda a desarrollar la disciplina para poder dejar esos malos hábitos y vivir una vida con principios delante de Dios. Estas tres virtudes o sabores del fruto del Espíritu Santo son tan importantes por que nos ayudan a relacionarnos con Dios: Sin fe es imposible agradar a Dios, sin mansedumbre nos cuesta aceptar Su voluntad y sin templanza se nos hace muy difícil apartarnos de los malos hábitos, mañas y actitudes que traemos. Hoy recibimos fe, mansedumbre y templanza.

¡Ven te esperamos en la Iglesia, donde Dios te llena del Espíritu Santo!

¿Quieres recibir a Cristo? ¿Quieres servir a Cristo?


Ap.Vilma Rodriguez

Puedes descargar tu estudio en formato PDF dando clic en la parte superior derecha de este articulo, en el icono en forma de libro