3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 16-2018

apostol
José Rodriguez
April 16, 2018

Estudio de crecimiento 16-2018

Lo que Dios no me ha dado NO me pertenece y no lo voy a conservar (espíritu de cobardía); pero SI voy conservar lo que Dios me ha dado porque me pertenece (espíritu de poder, de amor y de dominio propio). ¿Cómo sé lo que Dios me ha dado? Porque el me lo dice en 2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

La cobardía es un espíritu que no lo da Dios, lo da el diablo; así que sí alguno tiene espíritu de cobardía, regréseselo al diablo. Dios nos dice que él nos ha dado espíritu de poder, no es una promesa es un hecho, porque no dice “nos dará” sino “nos ha dado” ahora lo tenemos que poner en acción. Poder para hacer, para leer la Biblia, para orar, para adorar, para trabajar, para cantar, para asistir a la iglesia, para orar por un enfermo y el enfermo sea sanado, para predicar el evangelio, para hacer las cosas se multipliquen. Dios me dice que me ha dado espíritu de poder.

Pregúntele al que tiene a lado ¿Para que quieres que use el poder que Dios me ha dado en tu beneficio? Quizá le va a decir, me duele la cabeza, tengo una deuda, tengo una enfermedad, tengo dudas, etc., entonces usted va a usar el espíritu de poder que Dios le ha dado y va a orar por la persona en el nombre que es sobre todo nombre, el nombre de nuestro Señor Jesús. NO tenga miedo, no tenga temor; acepte esta  enseñanza, Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, él nos ha dado espíritu de poder.

En Lc. 22:42 Jesús dice: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” Aquí vemos dos voluntades la de Jesús y la del Padre, pero Jesús escogió hacer la    voluntad del Padre. Los hijos hacen la voluntad del Padre, y la voluntad de Padre es que pongamos en acción el espíritu de poder que él nos ha  dado. De nada sirve que Dios nos ha dado espíritu de poder, si no lo ponemos en acción. Un día Dios nos va a pedir cuentas de nuestras acciones y no le vamos a poder decir “yo nunca use el espíritu de poder que me diste porque no sabia que lo tenia.” El nos contestara: No lo usaste porque nunca creíste que lo  tenías.

Toda incredulidad salga de nuestra vida, en el nombre de Jesús, Amén!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.

Leave a Reply