3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 18-2019

apostol
José Rodriguez
May 6, 2019

Estudio de crecimiento 18-2019

“Con ella (la lengua) bendecimos al Dios y Padre, y con ella (la lengua) maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.”  Stg. 3:9

Para bendecir nuestro hogar debemos tener cuidado con lo que decimos. De que sirve ser muy religioso, sino hay cambios en nuestra vida. Si queremos construir un buen hogar, empecemos por pensar antes de hablar. ¿Sabe usted cuanto daña una palabra mal dicha? Puede romper relaciones, amistades, comunicaciones, familias, matrimonios, etc.

Maldecir no solo es hablar malas palabras, también es estar constantemente apuntando a nuestros errores o los de los demás.

¡Una bendición, no es bendición, hasta que se pronuncia!  Expresemos palabras de afecto, amor y admiración hacia nuestro cónyuge, hacia nuestros hijos, hacia nuestros padres, hacia nuestros familiares. A las palabras no se las lleva el viento, si decimos buenas palabras, ellas se quedaran grabadas en la mente del que las recibe; pero si decimos malas  palabras, también quedaran grabadas en su mente. Nosotros atamos o desatamos a las personas con nuestras palabras (Pr. 18:21).

Las palabras de bendición no es suficiente con pensarlas, creerlas y sentirlas, es necesario decirlas.

Démosle luz a nuestro hogar declarando la bendición de Dios y cuidando nuestra lengua. Cada palabra que decimos es una semilla que estamos sembrando. Si hemos dicho alguna mala palabra a nuestra familia, pidamos perdón a Dios y a nuestra familia.

Con nuestra lengua podemos gobernar nuestro hogar (Stg. 3:4-5); con nuestra lengua podemos crear un ambiente bueno, armonioso y feliz en el hogar, si declaramos la bendición de Dios sobre nuestro hogar; pero también podemos destruir nuestro hogar si hablamos palabras deshonestas, hirientes u ofensivas. ¡Hablemos la bendición de Dios en nuestro hogar para que sea edificado!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.