3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 22-2020

apostol
José Rodriguez
May 28, 2020

Estudio de crecimiento 22-2020

“Allí, junto al canal de Ahava, di órdenes de que todos ayunáramos y nos humilláramos ante nuestro Dios. En oración le pedimos a Dios que nos diera un buen viaje y nos protegiera en el camino tanto a nosotros como a nuestros hijos y nuestros bienes. Pues me dio vergüenza pedirle al rey soldados y jinetes que nos acompañaran y nos protegieran de los enemigos durante el viaje. Después de todo, ya le habíamos dicho al rey que «la mano protectora de nuestro Dios está sobre todos los que lo adoran, pero su enojo feroz se desata contra quienes lo abandonan». Así que ayunamos y oramos intensamente para que nuestro Dios nos cuidara, y él oyó nuestra oración.” Esdras 21-23

La fe y sabiduría de Esdras al no contradecirse, permitió que Dios se glorificara. En su viaje de Babilonia a Jerusalén, Esdras llevaba toneladas de oro y plata, las ofrendas, los utensilios; los podían asaltar, matar, violar, se podían perder, morir de hambre; era un viaje largo de cuatro meses de camino; a pesar de todas estas dificultades, Esdras no pidió soldados al rey para que lo cuidaran porque él le había dicho al rey, que Dios lo iba a cuidar. Esdras no se puso a pensar y hablar lo malo que podía pasar en el camino, sabiendo los peligros que podía enfrentar, peleo con sus pensamientos y sentimientos. Reconoció su dependencia en Dios, ayunó y oró, y Dios le respondió. A veces nosotros contradecimos nuestra fe y le quitamos la gloria a Dios; por un lado decimos – Yo creo en Dios – pero al momento nos estamos quejando con el hermano, nos estamos preocupando y angustiando; estas acciones contradicen nuestra fe, y causan un efecto negativo en nuestra vida, y le quitamos la gloria a Dios.

En Esdras 8:21-23 encontramos una formula: Fe + Acción = Resultado Divino Poderoso. Aunque la situación se veía difícil para Esdras, él decidió creer a Dios (fe); orar, ayunar y emprender el viaje de Babilonia a Jerusalén (acción) y el resultado fue que Dios oyó su oración, los protegió y los salvó de enemigos y bandidos a lo largo del camino. Esdras y el pueblo que iba con él llegaron a Jerusalén si ningún contratiempo (Esdras 8:31-32).

Apliquemos esta formula cuando vengan situaciones difíciles; pongamos nuestra fe en las promesas de Dios, para que nuestra fe influencie nuestros pensamientos, y podamos tomar la acción adecuada, de forma que veamos resultados divinos en nuestra vida.

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.