3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 23-2020

apostol
José Rodriguez
June 13, 2020

Estudio de crecimiento 23-2020

Nuestro estudio está basado en la actitud de Esdras al hacer la oración de confesión en el capítulo 9. Esdras, literalmente, se arrancó el pelo de su barba y de su cabeza en desesperación, al ver la ignorancia de la Palabra de Dios, que tenía el pueblo (vs.3). Esdras dice “Dios mío qué ignorancia tan grande; este pueblo ha visto tu misericordia y favor en sus vidas, ha visto lo bueno que eres, y se van a pecar.” El pueblo estaba pecando deliberadamente porque no habían podido desarrollar una llave del cielo que hay dentro de cada uno de nosotros que se llama LIDERAZGO. El liderazgo es la capacidad de poder inspirar a que otros se desarrollen, a través de vernos actuar. El liderazgo fue puesto dentro de nosotros por Dios, pero hay que desarrollarlo. Para entender lo que es el liderazgo, para desarrollar un buen hogar y buena familia, debemos saber que es propósito, convicción, visión, pasión, inspiración e influencia, todo esto lo encontramos en la Palabra de Dios; el liderazgo es el proceso de saber y practicar la Palabra de Dios, iniciando desde nuestra casa.

Como líderes de nuestro hogar tenemos que saber nuestro propósito, ¿Por qué Dios nos puso en esta tierra? Nuestro propósito, aparte de hacer todo lo necesario para la vida diaria, es salvar, sanar y edificar a nuestra familia (hijos, padres, hermanos, etc.). Cuando conocemos nuestro propósito no nos excusamos, sino que reconocemos nuestros pecados, y los de nuestra familia para orar a Dios pidiendo perdón; reconozcamos que debemos congregarnos, hacer nuestro estudio de hogar, eso nos ayudará a no desconfiar de Dios, a poder creer que Dios nos guarda de toda enfermedad, obedezcamos a la fe (Hch. 6:7). Somos embajadores del reino de los cielos; padre madre, tu eres un líder; nuestra iglesia es el cielo; el Dios todopoderoso camina con nosotros, no tengamos temor, somos dignos representantes de Dios en esta tierra.

Oremos: Padre, tomo mi posición como líder de tu reino, te pido perdón porque mi familia y yo hemos pecado no tomando en cuenta tu Palabra. Recibo tu perdón y en el nombre de tu hijo Jesucristo, echo fuera todo espíritu miserable que ha sido enviado del infierno para asustar y atormentar a mi familia, para hacernos dudar de tus promesas. Reconozco que, mi familia y yo, tenemos un propósito grande; creo que tenemos vida, y vida en abundancia; que hay una promesa que descansa sobre nosotros: ¡Tu estas con nosotros todos los días de nuestra vida!

¡BIENVENIDO de regreso a tu Casa de Dios!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.