3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 30-2019

apostol
José Rodriguez
July 23, 2019

Estudio de crecimiento 30-2019

¡Que linda es la vida! ¿Has notado que cuando dices o haces algo malo, o dejas de hacer lo que debías hacer, sientes una sensación incomoda dentro de ti? Esa sensación es el Espíritu Santo, a través de tu conciencia diciéndote: “lo que dijiste, no debías haberlo dicho”, “lo que hiciste, no debías haberlo hecho” y “lo que dejaste de hacer, debías haberlo hecho.” Para disfrutar la vida, que no es otra cosa que el COMPAÑERISMO con DIOS, tenemos que tener una conciencia limpia¿Qué es una conciencia limpia? Es la paz interna de mi espíritu; es el Espíritu Santo que viene y me deja saber que estoy bien con Dios y con los hombres. La Biblia nos dice en Hechos 24:16 “Y en esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa delante de Dios y de los hombres.” Todos los hijos de Dios queremos que el Espíritu Santo haga real a Cristo en nuestras vidas. Debemos preguntarnos ¿Estoy haciendo lo que me mandaron hacer o lo estoy  evadiendo, justificando o ignorando? En Levítico 6, Dios nos habla de la “ofrenda de expiación” esta ofrenda se ofrecía a Dios cuando las personas cometían una transgresión contra otra persona o dejaba de hacer lo que debían haber hecho. Ejemplo: 1.-Ser descuidado con lo que me asignaron hacer. 2.- Ser injusto en los negocios o con las personas que le debo y no les he pagado. 3.- Robar. 4.-Engañar. 5.-Quedarme con las cosas que no son mías. 6.-Mentir. ¿Alguien quiere estar bien con Dios? Empecemos por arreglar nuestras cuentas con Dios y con nuestros hermanos. ¿Estoy obedeciendo a Dios o solo estoy obedeciendo a lo que a mí me parece que debo obedecer? ¿Estoy atendiendo mi familia, mis compañeros de trabajo o los estoy evadiendo o ignorando? Dios Padre nos enseña sus principios “Debemos estar bien con nuestro prójimo para estar bien con Dios.”

La Palabra de Dios nos dice de David que, a pesar de haber fallado tanto, su corazón era conforme al corazón de Dios (Hechos 13:22). David amaba tanto a Dios y anhelaba servirle, por eso David le pidió que le mostrara cualquier pecado que él pudiera tener en su vida. Le dijo en Salmo 139:23-24 “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos y ve si hay en mi camino de perversidad…” ¿Por qué? Porque podemos volvernos perversos sin darnos cuenta. Hay tantas personas esperando por nosotros, que necesitan que oremos por ellos, los ayudemos a ser salvos y les ministremos la sanidad de Cristo en sus vidas. Entonces podremos decir Gracias mi Señor Jesús por confiar tanto en mí ¡Recuerden tenemos CIELOS ABIERTOS, abrámoslos para otros!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.