3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 34-2019

apostol
José Rodriguez
August 20, 2019

Estudio de crecimiento 34-2019

Filipenses 4:6-7 nos dice “Por nada estéis afanosos, sino que sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

La Palabra nos manda a no estar afanosos, inquietos o preocupados. Dios quiere que, cuando se presenten situaciones difíciles, nos OCUPEMOS de solucionarlas; pero no que nos PREOCUPEMOS. Estar preocupado significa estar incomodo por dentro, es tener una batalla por dentro; nuestro espíritu no tiene paz, nos estamos destrozando a nosotros mismos. Por esto la Biblia nos manda: “Por nada estéis afanosos”.

En lugar de preocuparnos, la Biblia nos insta a orar; “… sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” Martin Lutero dijo: “Ora y deja que Dios sea quien se preocupe.” ¿Cómo estamos orando? ¿Qué clase de oraciones estamos haciendo? Cuando oremos hagamos  lo siguiente: 1.– Empecemos adorando a Dios. 2.– Confesemos nuestros pecados y pidamos perdón a Dios. 3.– Llevemos nuestro corazón y mente a un esto de agradecimiento a Dios y la gente. 4.– Presentemos  nuestra peticiones y súplicas.

El resultado de no estar preocupados y de presentar nuestra necesidades a Dios con agradecimiento, es que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará nuestros corazones y nuestros pensamientos en Cristo Jesús. ¡Cuando nuestro corazón y mente están en las manos de Jesús los resultados serán gloriosos! ¡Vamos por más!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.