3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 36-2019

apostol
José Rodriguez
September 4, 2019

Estudio de crecimiento 36-2019

El potencial que perdemos cuando no oramos, es muy grande. Cuando no oramos desperdiciamos lo mejor de nuestra vida porque no hay una persona que nos ame, satisfaga y conozca más que quien nos formó. Para hablar con Dios no hay obstáculos de edad, lenguaje, tiempo ni lugar; Dios siempre tiene la línea abierta para nosotros, no hay pecado, ni error, ni falla que hagamos, que detenga su misericordia hacia nosotros.  Dejar de orar es una desgracia, es dejar de ver la gloria más grande que puede existir y perder la oportunidad más grande que podemos tener porque no hay nada imposible para Dios (Lc. 1:37). Dios nos hace un llamado por medio del profeta Jeremías; Jeremías estaba preso y hablaba con Dios: “!!Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti; que haces misericordia a millares, y castigas la maldad de los padres en sus hijos después de ellos; Dios grande, poderoso, Jehová de los ejércitos es su nombre; ” (Jer. 32:17-18) y Dios le responde en el capítulo 33:1-3: “Vino palabra de Jehová a Jeremías la segunda vez, estando él aún preso en el  patio de la cárcel, diciendo: Así ha dicho Jehová, que hizo la  tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre: Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” Analicemos bien, esta no era solo una oración, era un clamor de  parte de Jeremías y Dios respondió: “Jeremías llámame y yo te voy a responder; y no solo te voy a responder, sino que te voy a enseñar cosas grandes.” Nunca vamos a ser los mismos después que clamemos a Dios, porque cuando clamamos ¡Él responde y salimos con conocimiento divino, con la mente de Cristo!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.