3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 38-2019

apostol
José Rodriguez
September 18, 2019

Estudio de crecimiento 38-2019

La adoración es humillarse ante Dios y reconocer su señorío sobre nosotros. Filipenses 2:10 nos dice: “para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;” Debemos adorar a Dios en todo tiempo, debe ser nuestro estilo de vida.

El Salmo 150 nos enseña por qué debemos adorar a Dios: “Alabad a Dios en su santuario; alabadle en la magnificencia de su firmamento. Alabadle por sus proezas; alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.” Y continúa enseñándonos el Salmo 150 con qué debemos adorar a Dios: “Alabadle a son de bocina; Alabadle con salterio y arpa. Alabadle con pandero y danza; Alabadle con cuerdas y flautas. Alabadle con címbalos resonantes; Alabadle con címbalos de júbilo.

La condición en la que estemos no debe determinar el nivel de adoración a Dios, hay personas que si todo les esta yendo bien adoran a Dios, pero cuando algo no sale como habían planeado, entonces ya no quieren adorar; nuestra adoración a Dios debe ser determinada por nuestra disposición. Veamos el ejemplo de Job; quien tenía todo: era millonario, tenía una hermosa familia, bienes materiales; pero en un momento lo perdió todo,   hasta a sus hijos. Aún sus amigos lo acusaban de que la situación por la que estaba pasando era a causa de que él había pecado, la esposa de Job le decía maldice a tu Dios y muérete! Sin embargo Job, en medio de esta situación “se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.”

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.