3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 41-2019

apostol
José Rodriguez
October 16, 2019

Estudio de crecimiento 41-2019

Cada persona tiene la oportunidad de ser un pozo seco o convertirse en una fuente de agua que brote para vida eterna. En Juan 4:13-14 Jesús nos dice “Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.” Todo trabajo que hagamos nos va a producir cierto dinero, carro, casa, etc., pero luego nos vamos a dar cuenta que nada de eso nos va a saciar, siempre va a haber un vacío que ninguna cosa material nos puede llenar; pero los que bebiéremos del agua (la Palabra, la relación con Dios) que Jesús da, no tendremos sed jamás, sino que el agua que él nos da va a hacer que nos convirtamos en una fuente de agua que salte para vida eterna. Cuando nos alimentamos de la Palabra de Dios, Dios va a hacer que nos convirtamos en personas de solución, de bendición y de resultados; eso es lo que obtenemos cuando recibimos la Palabra de Dios. Cuando nos alimentamos de la Palabra de Dios hay un cambio tan poderoso en nosotros que empezamos a hacer cosas que antes no nos atrevíamos, porque recibimos algo sobrenatural y divino que nos permite tener la fuerza, la sabiduría, el animo, la inteligencia y la capacidad para poder hacer aquellas cosas que, humanamente, no las podíamos hacer. Aunque Jesús fue engendrado por el Espíritu Santo y nunca  cometió pecado, Dios lo ungió con el Espíritu Santo y con poder para que hacer  bienes y para sanar a todos los oprimidos por el diablo (Hechos 10:38). Dios Padre empoderó a Jesús dándole el poder y la capacidad para que multiplicara cinco panes y dos peces para alimentar a miles, para liberar endemoniados, para hacer que los naturales (como Pedro) caminaran sobre las aguas. Nosotros necesitamos esa unción para bendecir nuestra familia, para multiplicar, para salvar las almas, para sanar los enfermos, y Dios nos la quiere dar, pero necesitamos buscarla cada mañana, porque Lamentaciones 3:22-25 nos dice que Dios se la da a los que esperan en él y lo buscan.

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.