3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 48-2019

apostol
José Rodriguez
November 27, 2019

Estudio de crecimiento 48-2019

En Lucas 15:8-10, Jesús enseña la Parábola de la Moneda Perdida para mostrar el valor de la salvación.

Las monedas solían ser parte de la dote de la mujer cuando se casaba. Estas  monedas se cosían como un adorno en su velo nupcial el día de su boda, y luego las mantenía pegadas al velo a la vista de todos, estando en la casa y también en público. Estas monedas tenia diferentes funciones: 1- Le daban identidad. Declaraban su estatus como mujer casada, dejaba saber a los hombres que ella no estaba disponible. 2- Le daba seguridad. Las monedas eran un recuerdo constante de que ella podía tener un nuevo comienzo; la parte de la dote que se le daba a la novia venía a ser sus sustento en caso de que su matrimonio se disolviera o que quedara viuda. 3- Le daba honra. Las monedas en la diadema también se usaban para identificar una mujer pecadora. Cuando una mujer era culpable de infidelidad, una moneda era removida para dejar saber a todo que la miraba que ella era una  mujer adultera. En otras palabras estas monedas estaban allí para darle honor a la mujer y si esa moneda estaba ausente, su honra se veía afectada. Con esto en mente, es fácil ver porque esta moneda  perdida era suficiente para que esta mujer volara en acción para encontrarla.

Esta parábola nos enseña que: 1- Nuestro Señor Jesús pagó un alto precio (dote) por nuestra salvación: su sangre (Hechos 20;28). 2- Nuestra salvación nos da identidad: Somos hijos de Dios (Jn. 1:12). 3- Nuestra salvación nos da seguridad que no estamos solos, nada nos va a hacer falta, hay provisión para todas las áreas de nuestra vida (Sal. 23:1). 3- Nuestra salvación nos da honra. Todos los pecados que hayamos cometido han sido perdonados, ahora nadie (Satanás, otras personas o nuestra propia mente) nos puede acusar (Ro. 8:1); cuando aceptamos a Jesús como nuestro salvador, Dios perdona nuestros pecados (Is. 43:25), nos limpia de toda maldad (1 Jn. 1:9) y nos pone en una posición de honra (1 Pedro 2:9-11).

Valoremos lo que Jesús valora… busquemos a aquellos que aun no tienen a Jesús en su vida, hablémosles de Cristo, traigámoslos a la Escuela de Discipulado, a nuestro Estudio Bíblico en el hogar, a un Encuentro con Dios… ¡Salvémoslos!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.