3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 49-2019

apostol
José Rodriguez
December 4, 2019

Estudio de crecimiento 49-2019

Cada uno, celebre con alegría el nuevo nacimiento que hemos experimentado aceptando a nuestro Señor Jesucristo como Salvador; somos nuevas criaturas, somos personas con un glorioso y maravilloso futuro, aquí en la tierra y en el cielo, cuando nos toque regresar de donde salimos. Por eso celebramos la Navidad con Alegría.

No nos dejemos desalentar por nada, nuestro Padre Dios tiene muchas bendiciones para nosotros, estemos a la  expectativa dando gracias a El por todo. Arrepintámonos de nuestros pecados cada uno; así como lo hemos cometidos confesémoselos solo a Dios, como nos enseña Salmos 32:5 “Mi pecado te declare, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tu perdonaste la maldad de mi pecado” ¿Porque esta orientación? Porque el Salmista también nos dice cual fue su terrible experiencia cuando no había confesado sus pecados, veamos el Salmos 32:3 “Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día. De día y de noche se agravó sobre mi tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano” o sea me cansé, me agoté y me volví viejito antes de tiempo; las fuerzas se me fueron, la salud se me empezó agotar, lo que producía ya no lo produzco igual. PERO cuando pedimos perdón por nuestros pecados y aceptamos a Cristo, nacemos de nuevo, todo cambia para bien. Ahora no nos quedamos en ese nivel, empieza nuestra relación con Dios; empezamos a conocerle, a crecer en ÉL; empezamos a aprender obedecerle, a creerle y un mundo glorioso y maravilloso de vida se nos abre delante de nuestros ojos espirituales y físicos. Empezamos a experimentar su poder, la gente va a ver que tienes mucha fuerza, gozo, paz, y se van a preguntar ¿De dónde le viene tanta fuerza, animo, valor, paz, sabiduría, inteligencia y prosperidad? Y le podremos responder: De adentro de mi; porque ahora Dios, nos está fuera de mí, Dios vive dentro de mí; mi cuerpo, mi mente, mi corazón son el lugar donde mi Dios vive.

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.