3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 5-2020

apostol
José Rodriguez
February 6, 2020

Estudio de crecimiento 5-2020

El deseo de Dios Padre es bendecirnos. Jeremías 19:11 dice “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” No hay  duda, las bendiciones de Dios son para nosotros; pero, ¿Cómo activar esas bendiciones en nuestra vida? Activar quiere decir: Hacerlo que funcione en el momento, acelerarlo, agilizarlo y engrandecerlo ¿Cómo lograr esto en nuestra  vidas, que las bendiciones de Dios funcionen en el momento, que se aceleren, que se agilicen, que se engrandezcan?

Hoy en día la Palabra “bendición” esta tan trillada que parece que ha perdido su significado y valor; decimos “Dios te bendiga” “te bendigo” o “bendiciones” pero no lo vemos realizado en nuestra vida ¿Qué está pasando? Algo estamos haciendo mal que no logramos que se activen las bendiciones de Dios en nuestra vida.

Ezequiel 44:30 nos da la respuesta: “Y las primicias de todos los primeros frutos de todo, y toda ofrenda de todo lo que se presente de todas vuestras ofrendas, será de los sacerdotes; asimismo daréis al sacerdote las primicias de todas vuestras masas, para que repose la bendición en vuestras casas.” Cuando  traemos nuestras primicias a Dios, su bendición se activa en nuestro hogar, porque cuando traemos las primicias a Dios lo honramos, y cuando honramos a Dios, él nos devuelve bendiciones.

Para activar las bendiciones de Dios sigamos estas tres premisas: 1.– Dios es lo primero (Mateo 6:33). 2.– Oigamos el consejo de personas sabias, capaces y espirituales (1 R. 3:9-10; 4:1-5) y 3.– Paguemos nuestras primicias.

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.