3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 50-2019

apostol
José Rodriguez
December 11, 2019

Estudio de crecimiento 50-2019

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.” 1 Corintios 10:1-4

Cuando comemos y bebemos de los espiritual somos sustentados. ¿Cuál es la comida y bebida spiritual? En 1 Corintios 10:1-4 nos enseña que nuestra bebida espiritual proviene Cristo. Para aprender que es la comida espiritual leamos Éxodo capítulo 16. El pueblo de Israel había salido de la esclavitud en Egipto hacia Canaán, la tierra que Dios les prometió; estaba en el desierto y murmuró contra Moisés y Aaron (vs.2) porque decían que los habían sacado al desierto a morir. Dios al ver que estaban murmurando (porque Dios ve cuando murmuramos), dijo a Moisés: “He aquí yo os  haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no. Más el sexto día prepararán para guardar el doble de lo que suelen recoger cada día.” (vs. 4,5) Aunque el pueblo estaba murmurando, Dios le mostró su gloria, porque Dios es tan maravilloso que, aunque estemos murmurando, desanimados o enojados, nos muestra su gloria dándonos el pan espiritual; el pan espiritual nos enseña a confiar en Dios.

Dios les dijo que recogieran la porción necesaria para un día,  solo el sexto día debían recoger dos porciones porque el séptimo día no debían hacer labor, era día consagrado a Jehová (vs. 23). Sin embargo hubo algunos que no obedecieron, sino que recogieron mas de la porción necesaria, todo lo que recogieron de mas “crio gusanos y hedió”; otros salieron el día de reposo y no encontraron nada. Al ver esto Moisés les dice ¿Hasta cuando no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?

El pueblo no confiaba en Dios y esto  lo llevaba a desobedecer. Cada día debemos recoger nuestro alimento espiritual (orar, leer la Biblia, buscar la presencia de Dios) para que aprendamos a confiar cada día mas en nuestro Padre y confiando mas en el, le obedezcamos. Nuestro Padre es tan bondadoso que, no solo provee para nosotros, sino que también provee para nuestra descendencia.

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.