3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 51-2019

apostol
José Rodriguez
December 18, 2019

Estudio de crecimiento 51-2019

“¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. De tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira. Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.” Sal. 119:103-105 ¡Cuan importante es tener la Palabra de Dios en nuestras vidas! Ella nos sacia, nos hace inteligentes, nos hace aborrecer la mentira, alumbra nuestros pasos para tomar buenas decisiones.

Satanás no quiere que nosotros leamos la Biblia y busca distraernos para alejarnos de ella, porque él sabe que en ella encontramos la vida. Al no leer la Biblia, somos presa fácil de la ignorancia; por esto Pablo nos dice: “No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales.” (1 Cor. 12:1) No debemos ser ignorantes de los  regalos que el Espíritu Santo tiene para nosotros; porque nos son dados para provecho. Estos regalos son: “Palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, dones de sanidades, el hacer milagros, profecía, discernimiento de espíritus, diversos géneros de lenguas e interpretación de lenguas.” (1 Cor. 12:9-10). Pero cuando no oímos el consejo de la Palabra de Dios entonces se manifiestan en nosotros las obras de la carne que son: “adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones,  herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” (Gá. 5:19-21) ¿Puede imaginarse una casa llena de esto? ¿A dónde irá? Pero Dios no quiere eso para nosotros; lo que Dios quiere es que en nosotros se desarrolle el fruto del Espíritu que es: “amor, gozo, paz, paciencia,  benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” (Gá. 5:22-23).

Satanás sabe que las obras de la carne producen muerte, mientras que el fruto del Espíritu produce vida, por eso quiere distraernos para que no estudiemos la Biblia; no nos dejemos  engañar, mejor oigamos consejo, y alimentémonos diariamente de la bendita Palabra de Dios.

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.