3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de Crecimiento 51-2020

apostol
José Rodriguez
December 17, 2020

Estudio de Crecimiento 51-2020

¡Bienvenido a nuestro Altar Familiar! Propósito del estudio de la semana 51:

1. Salvar almas.
2. Orar por los que estén en ésta casa.
3. Adorar a Dios (canciones en YouTube).
4. Orar por los vecinos.
5. Compartir el estudio.
6. Enviar mi ofrenda a Dios por mi familia (reporte ).
7. Orar por mi familia.


estudio-51

 Todos somos líderes.

Los padres son líderes de los hijos; los jefes son líderes de los empleados; los maestros son líderes de los alumnos; de una u otra forma todos somos líderes y Hechos 27 nos enseña como ser buenos líderes.

Para ser un buen líder debemos enfocarnos en la calidad de líder que somos y no en la cantidad de personas que lideramos. Mejoramos nuestra calidad de líder estudiando, preparándonos, siendo puntuales, congregándonos, haciendo nuestro estudio de hogar, siendo un buen ejemplo, etc. ¡Mientras nosotros nos enfocamos en la calidad, Dios se va a encargar de la cantidad de personas que vamos a liderar!

Aunque en Hechos 27 no se menciona a Lucas, podemos entender que él estaba ahí por las palabras “habíamos, embarcamos, zarpamos, nosotros, llegamos” (vs. 1-3). El buen líder no busca el reconocimiento por lo que hace; aunque su nombre no sea resaltado, el líder no deja de hacer lo que debe hacer, no deja de servir.

Julio (el centurión a cargo de Pablo) trató con respeto y honra a Pablo (vs. 3). El buen líder busca ser agradable, respetuoso, dar honra, etc., a las personas que lidera y, como consecuencia, recibe lo mismo. Porque lo que sembramos eso cosechamos (Gal. 6:7).

Pablo les advirtió que no continuaran el viaje porque la navegación era peligrosa (vs. 9), sin embargo la mayoría acordó continuar con el viaje. “Pero no mucho después dio contra la nave un viento huracanado llamado Euroclidón.” (vs. 14) El resultado fue que se cumplió lo que Pablo les había dicho “la navegación va a ser de perjuicio y mucha pérdida”. Aunque no acataron su consejo, en la situación difícil, Pablo les alentó (vs. 21-25). El buen líder no se regocija cuando le va mal a alguien que no sigue su consejo, al contrario ¡siempre tiene una palabra de ánimo!

¿Quieres recibir a Cristo? ¿Quieres servir a Cristo?


Ap. José Rodríguez