3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 7-2020

apostol
José Rodriguez
March 4, 2020

Estudio de crecimiento 7-2020

“Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu   padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.” 1 Samuel 2:3

Cuando Dios creo al ser humano lo puso en el jardín de Edén, donde las condiciones eran ideales para que el ser humano viviera en plenitud ya que todas sus necesidades físicas, emocionales y espirituales eran suplidas; sin embargo el ser humano desobedeció a Dios comiendo del fruto que Dios le había dicho que no debía comer; con ésta desobediencia el ser humano estaba deshonrando a Dios. Esta deshonra trajo consecuencias terribles sobre Adán, Eva, su descendencia y, hasta el día de hoy se ven las consecuencias: Divorcios,  enfermedades, hijos yéndose del hogar y, la mas peligrosa de todas, la desconfianza.

Para reestablecer el orden de la creación Dios establece la ley de las primicias, que significa volver a Dios al primer lugar (Exodo 13:1-2). Proverbios 3:9-10 nos dice: “Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto.” Honrar significa glorificar, hacer lucir a alguien grande e importante; proclamar la majestad de una persona; publicar alabanzas sobre una personalidad; alabar, exaltar, celebrar. La Biblia no nos manda a DAR a Dios las primicias, sino a HONRAR a Dios con las primicias, porque dar y honrar son diferentes: Damos lo que tenemos o lo que en nuestro presupuesto alcanza, muchas veces damos esperando algo a cambio; en cambio cuando honramos lo hacemos por lo que la otra persona merece para que la persona que recibe la honra se sienta alabada y festejada.

Honremos a Dios entregando nuestras primicias y nuestra confianza será reestablecida al ver como Dios cumple su palabra y nos prospera de tal forma que no habrá carestía de  ningún tipo en nuestro hogar.

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.