3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 9-2019

apostol
José Rodriguez
March 6, 2019

Estudio de crecimiento 9-2019

“Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí! Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama. El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.”  Marcos 10:46-52

En la Biblia vemos que Jesús se encontró con gente, y muchas personas tuvieron un encuentro con Jesús; cada uno de estos encuentros tuvo consecuencias maravillosas. Vemos el ejemplo de otro ciego que el Señor le dice “vete y no peques mas”, vemos a una mujer Samaritana (Juan. 4), que el Señor le pidió agua y salió perdonada de sus pecados y con una vida nueva; ella no tuvo una sanidad física o visible, pero si tuvo una sanidad interior que la     transformó en otra persona. ¿Qué es lo que produce el cambio en las personas? Lo que produce el cambio en las personas es: ¡Un Encuentro con el Señor!

Un encuentro con Dios es cuando hay concordancia entre lo divino (Dios) y lo   mortal (usted y yo); en un momento, en un punto en el espacio y el tiempo nos    encontramos, para tratar asuntos del alma y de la salvación; a través de actividades relacionadas con estos asuntos, para ayudarnos a sanar nuestra alma y entender nuestra salvación.

Cuando tenemos un encuentro con Dios podemos perdonar a todos los que nos han hecho algún daño; porque entendemos el perdón que Dios nos ha dado. Somos    mejores padres porque entendemos el gran regalo que Dios nos ha dado en nuestros hijos y nos invertimos en ellos, y nuestros hijos pueden ver ese cambio.

¡Vayamos al Encuentro con nuestro Señor!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.