3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 8-2018

apostol
José Rodriguez
February 19, 2018

Estudio de crecimiento 8-2018

Hoy nuestro Padre Jehová nos va a enseñar el Poder de la Ofrenda.

1.- Somos santificados. “… somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez y para siempre.” Hebreos 10:10.

2.- Es dada por amor, tiene valor y propósito. Cuando damos nuestra ofrenda vemos hacia Dios y su ofrenda; vemos que fue dada por amor (Porque de tal amanera amó Dios al mundo,…), tenía valor (… que ha dado a su hijo unigénito,…) y propósito (…para que todo aquel que en el cree, no se pierda mas tenga vida eterna) Juan 3:16. Hay ofrendas que no son aceptables porque no son dadas con amor, no tiene valor ni propósito. Cuando sea el momento de ofrendar, hagámoslo con reverencia, conscientes de que lo que estamos haciendo es adoración a nuestro Dios.

3.- Es voluntaria. Nadie obligó a Dios Padre para dar a Jesús, ni a Jesús para que se entregara por nosotros (2 Cor. 5:21). La primer ofrenda que debiéramos dar a Dios, somos nosotros mismos (Ro. 12:1). La ofrenda es voluntaria y viene de nuestro corazón; la ofrenda mide nuestra capacidad de ser generosos y fieles con Dios, con su obra y con el plan divino que él tiene para la  humanidad; cuando damos nuestra ofrenda, nos unimos con la visión divina y eterna de Dios para la humanidad, damos  nuestra ofrenda para la extensión del reino de Dios hasta los confines de la tierra.

4.- Está directamente proporcionada con nuestra prosperidad. Dios dió el maná como una provisión básica para la manutención diaria de los israelitas; sin embargo los israelitas cuando salieron de Egipto llevaban oro, el cuan convirtieron en un ídolo y lo adoraron. En nuestros tiempos los   ídolos son aquellas cosas o personas, en las que ponemos nuestra confianza más que en Dios. ¿Qué estamos haciendo con lo que Dios nos esta dando? ¿Lo estamos invirtiendo en el reino o utilizándolo y malgastándolo en otras cosas? El dinero no es malo, lo malo puede ser lo que hacemos con él y lo que nuestro corazón siente hacia el dinero. La abundancia es una dimensión de fe; cuando damos nuestra ofrenda ponemos nuestra confianza en Dios, sabiendo que él nos va a proveer para todas nuestras obligaciones económicas; pero Dios no  solamente nos provee para lo básico, sino que aun nos da en abundancia.

5.- Dios espera que demos ofrenda. Aunque la ofrenda es voluntaria, Dios espera que la demos. Dt. 16:16-17; Pr. 3:9-10; Mal. 3:8; Lc. 6:38; 2 Cor. 9:6.

6.– Cuando damos nuestra ofrenda de todo corazón: Trae sanidad y liberación (2 Sa. 24:24-25); nos guarda de pecar (Gn. 4:1-7) porque mantenemos nuestro corazón en línea con Dios.

Enseñado por Diana Cachaya

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.

Leave a Reply