3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de crecimiento 18-2017

apostol
José Rodriguez
May 1, 2017

Estudio de crecimiento 18-2017

Hoy yo quisiera decirles que entiendo a Dios, pero no lo entiendo. Yo le digo a Dios, no entiendo como perdonas todos mis pecados, si yo soy tan rebelde; no entiendo como, cuando yo soy tan desobediente, no me sacas de esta tierra y me eliminas. Teniendo tanta gente mejor que yo el me has traído hasta este lugar; entonces el me dice, simplemente aprende a confiar. Yo quisiera decirles yo entiendo a Dios, pero no es así; simplemente estoy empezando a confiar.

Con Dios no hay formulas, ni patrones, él puede transformar vidas donde el quiere y como el quiere. Vemos en la vida del Apóstol Pablo, que mientras que Dios le abría grandes puertas en algunas ciudades para que predicara el evangelio (1 Cor. 16:9), en otras se lo prohibía (Hch. 16:6). Algunas veces Dios actúa por gracia (2 Cró. 20:17) y en otras actúa en nuestro esfuerzo (Jos. 1:9).

Cuando lo que planificamos no sale como nosotros deseamos, algunas veces es Dios quien nos está estorbando, pero en otras ocasiones es el diablo (1 Tes. 2:18). Entonces, ¿qué hacer cuando no salen los planes como nosotros queremos? Para responder esta pregunta vamos  a ver Jueces 11:16-24, donde  Jefté  hace  memoria de cómo, cuando los Israelitas estaban atravesando el desierto, los  edomitas (sus familiares, descendientes de Esaú, hermano de Jacob) y los moabitas (también familiares de ellos, descendientes de Lot quien era sobrino de Abraham, el abuelo de Jacob), no permitieron que pasaran por su territorio, entonces los Israelitas buscaron otra alternativa (le buscaron solución) acampando fuera del territorio de Moab, enviaron mensajeros al rey de los amorreos el cual tampoco les dio permiso de pasar por su territorio; pero  vemos el resultado, Dios desposeyó a los amorreos de todo su territorio y lo entregó a Israel. Yo le pregunte a Dios Por que despojaste a los amorreos  y no despojaste a Edom y Moab? ¡No lo entiendo! Y el me respondió por que Edom y Moab eran familiares. Entonces Dios me hablo y me dijo, muchas veces, cuando vas a entrar a poseer lo que yo te he dado, los primeros que se te van a oponer son tus familiares, pero quédate tranquilo porque yo voy a tratar con ellos. Por eso llegué a esta conclusión: ¡No entiendo a Dios, solo confío en él!

Puedes descargar este estudio dando click en la parte superior derecha de esta publicación.

Leave a Reply