3030 Dickerson Pk, Nashville Tn. 37207. Tel. (615) 262-2511 / (615) 238-4132.

Estudio de Crecimiento 22-2021

apostol
José Rodriguez
May 27, 2021

Estudio de Crecimiento 22-2021

¡Bienvenido a nuestro Altar Familiar! Propósito del estudio de la semana 22:

1. Salvar almas.
2. Orar por los que estén en ésta casa.
3. Adorar a Dios (canciones en YouTube).
4. Orar por los vecinos.
5. Compartir el estudio.
6. Enviar mi ofrenda a Dios por mi familia (reporte ).
7. Orar por mi familia.


 

Batallas

Génesis 14:1-2 (NTV) Estalló la guerra entre nueve reinos. Todos esos reinos representan espíritus. El campo de batalla es la mente; mientras Dios dice “Eres sano”, los pensamientos dicen lo contrario “Todavía estas enfermo”. Desde el momento que tenemos mente, tenemos batallas. Todos, grandes y pequeños tenemos batallas, y cuando entendemos que todos tenemos esas batallas, somos más considerados con los demás.

Eran 4 reyes contra 5 (v.9-12). Los ejércitos de Sodoma y Gomorra salieron huyendo y muchos cayeron en los pozos de brea que había en los valles del Mar Muerto. Los que salieron victoriosos, saquearon el botín y también se llevaron a Lot (sobrino de Abram). ¿Por qué fue capturado Lot? ¿Qué hacia allí? Lot fue capturado por no estar en el lugar ni en el momento correcto. La gente que tiene a Dios, tiene un lugar de instrucción, tienen su Casa de Dios. Los tiempos de Dios no son negociables. (v.13-16) Trescientos dieciocho nacidos, instruidos y adiestrados en casa fueron con Abram a rescatar a Lot, a las mujeres, las pertenencias y demás cautivos. Conocemos a Abram como un hombre de fe, pero no a Abram el hombre de guerra. Todo hombre de fe es un hombre de guerra. Declara: SOY DE FE Y SOY DE GUERRA. Dios te llamo a conquistar, a prosperar, a ser de empresa, etc., pero para lograrlo hay que pelear. ¡No perderé porque he nacido ganar! (v.17-20) Después que Abram regresó de la victoria, le salió al encuentro el rey de Salem, lo recibió con pan y vino y lo bendijo: “… bendito sea Dios Altísimo, que derrotó a tus enemigos por ti”; Ore: derroto la pobreza, la miseria, todos mis limites e iniquidades, mis enemigos. Y Abram dio a Melquisedec los diezmos de todo lo que había recuperado. También se presentó con Abram el rey de Sodoma, Bera (hijo del mal) y le propone un negocio: dame toda la gente. Al diablo no le interesa cuanto tu tengas, sino tu alma y el alma de tu familia. (v.22-24). Abram jura solemnemente ante el Señor, no tomare nada de ti, para que no digas “yo soy quien enriqueció a Abram”. Dale a Dios lo que a Él le pertenece (el diezmo) y Él te bendecirá y te prosperará. 

¿Quieres recibir a Cristo? ¿Quieres servir a Cristo?


Ap. José Rodríguez

Puedes descargar tu estudio en formato PDF dando clic en la parte superior derecha de este articulo, en el icono en forma de libro